Presidio perpetuo para mujer que asesinó a su conviviente.

20080823202426-cadena-perpetuaTal como lo había solicitado la Fiscalía y en una de las condenas más altas dictadas en los últimos años en la región, el Tribunal Oral en lo Penal de Iquique resolvió por unanimidad condenar a Cristina Avalos Espinoza a la pena de presidio perpetuo simple por el parricidio de su conviviente Carlos Valdés Arancibia. De igual forma, los acusados Luis Soto Cárdenas y Luis Cuéllar Escobar fueron condenados por homicidio calificado a las penas de 20 años de presidio mayor en su grado máximo.

De acuerdo a lo acreditado en el juicio oral, los hechos ocurrieron el 17 de marzo del año pasado, cerca de las 10:00 horas, cuando la víctima, después de trabajar durante unos meses en el sur del país, regresó al domicilio que compartía con su conviviente y los tres hijos de ambos (de 4, 6 y 10 años de edad, respectivamente), ubicado en el sector El Boro, comuna de Alto Hospicio, donde fue recibido por la acusada, quien sabía que al interior de la casa estaban los otros dos imputados.

El afectado ingresó al hogar y de inmediato fue agredido con elementos contundentes por Luis Soto y Luis Cuéllar, provocándole múltiples lesiones que más tarde le causaron la muerte. Los acusados ataron a la víctima de  pies y manos e introdujeron su cuerpo dentro de un saco para depositarlo al interior del maletero de un vehículo, el que fue abordado por los tres acusados, conduciéndolo en dirección al vertedero con el objeto de ocultar el cuerpo. En el trayecto fueron fiscalizados por personal de Carabineros, quienes al observar algunos indicios como manchas de sangre en sus ropas, procedieron a la revisión del carro, hallando el cadáver.

En la sentencia, los jueces Rodrigo Vega, Marilyn Fredes y Andrés Provoste indicaron que tales hechos configuraban el delito de parricidio en el caso de la acusada Cristina Avalos, con la agravante de actuar con alevosía (entendida bajo la modalidad de traición), condenándola a la pena de presidio perpetuo simple. Para fijar la pena, el Tribunal consideró la extensión del mal causado, ya que se terminó “con la vida de un padre de familia con tres hijos menores de edad, quienes no sólo quedarán en evidente desmedro económico por el fallecimiento del proveedor de sus necesidades, sino lo que es más importante, se verán privados de la presencia, cariño y formación de su progenitor, cuya ausencia temprana, como enseñan las máximas de la experiencia, seguramente marcará sus vidas para siempre”.

En tanto, los acusados Luis Soto Cárdenas y Luis Cuéllar Escobar fueron condenados por el delito de homicidio calificado a las penas de 20 años de presidio mayor en su grado máximo.

Asesora Comunicacional

Fiscalía Regional de Tarapacá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: