21 Mayo Fiesta Heroíca de Iquique.

foto 21 mayo 1El día 21, apenas hubo bastante claridad, los oficiales y los vigías buscaron en el horizonte algún barco amigo o enemigo. de repente, un humo y otro se recortaron lejos, estos fueron acercándose resueltamente hacia el puerto.
Sin poder aún distinguir que naves eran,  todos permanecían expectantes.  A las 7.00 a.m., el teniente Uribe, segundo de abordo comunicó a Prat que una de las naves era el Huascar, al cual reconoció por el trípode de proa.
Prat ordenó tocar zafarrancho de combate. Todo el mundo corrió a sus puestos a prepararse para el desigual enfrentamiento. Mientras la corneta de zafarrancho inundaba con su sonido la vieja nave, Prat bajó rápidamente a su cámara, ordenó sus papeles y se vistió con su uniforme de media parada, puso en el bolsillo de su pecho los retratos de la familia y una imagen de la virgen del Carmen y volvió a subir al puente de mando con la espada desenvainada.
La tripulación ya estaba en sus puestos. Todos esperaban las órdenes para actuar, Prat se ubicó sobre el puente de popa. La corneta cesó su toque de zafarrancho y ordenó silencio.

foto 21 mayo parte 2 numero 1lo que continúa ya lo conocemos, Prat arengó a sus muchachos y la desigual lucha comenzó. las cornetas ordenaban fuego a babor, fuego a estribor, con pasmosa regularidad hasta que Gaspar Cabrales, moría acribillado en la toldilla, sin soltar su instrumento, en ese instante Crispín reyes toma la corneta y continúa tocando al ataque hasta que una granada lo decapitó, pero esa corneta no podía callar y otro valeroso tripulante la toma y toca sin cesar, era Pantaleón Cortés, quién hizo sonar la corneta hasta hundirse junto con el último cañonazo y  también el guardiamarina Riquelme tragado al igual que la vieja nave.
Lo demás es historia, sobrevivieron 59 del total de 202 tripulantes, entre ellos un niño de 10 años, José Emilio Amigo Amigo y varios más de trece , catorce y quince años.
los prisioneros permanecieron en Iquique hasta el 23 de noviembre en que fueron liberados, menos los nueve oficiales y un civil que se encontraban en tarma, al interior de lima y que fueron canjeados por oficiales peruanos de igual grado.

NIÑOS EN COMBATE.

Los Niños que participaron de las diferentes  instancias de la Guerra del Pacífico, son testimonios de valor y patriotismo que  han quedado  en el anonimato, siendo poco o nada publicado su accionar en estos sucesos y han quedado en el olvido.
La Guerra que enfrentó a Chile contra sus vecinos Perú y Bolivia en  1879, prolongándose hasta 1883, nos presenta muchos   episodios de sacrificio y heroísmo de soldados y marinos, algunos contaban sólo con 10 años de edad. No debemos olvidar nombres tales como el teniente Arturo Benavides Santos, el subteniente Luis Cruz Martínez, el grumete Juan Bravo, Gaspar Cabrales y tantos otros niños que  supieron convertirse en verdaderos hombres para defender  a la Patria, muchas veces impulsados por imitar a sus padres al marchar a la guerra y supieron demostrar en los campos de batalla y abordo de las cubiertas de los buques de guerra.
La rada de Iquique, es el escenario más  grande del heroísmo demostrado por estos niños olvidados por la historia, pues la sagrada misión de defender  el honor chileno, la cumplieron a morir, según los testimonios siguientes..
PEQUEÑOS GRANDES HÉROES
José Emilio Amigo Amigo. Fue el héroe más joven del Combate Naval de Iquique, siendo parte de la dotación de la corbeta “Esmeralda”, cuando sólo tenía 10 años de edad.
Según las nóminas de la tripulación que participó en dicho combate, el pequeño José figura como grumete de la “Esmeralda”, cuya labor era atender las bajas de los buques de la Escuadra. En aquellas nóminas aparece como fallecido durante el transcurso del combate, sin embargo, el grumete José Emilio Amigo habría sobrevivido a la contienda, logrando regresar posteriormente a Chile.

El libro “La Dotación Inmortal”, señala en uno de sus párrafos,
“El cabo Espinosa encontró en los registros de la parroquia San Francisco Javier de Loncomilla, el certificado de matrimonio de José Emilio Amigo Amigo, hijo de Santiago Amigo y María Concepción Amigo, con Doralisa Lobos, hija de José Santos Lobos y Margarita Espinoza, documento fechado el 19 de noviembre de 1887…”
Gregorio Araya Aburto.
Miembro de la gloriosa dotación de la corbeta “Esmeralda” que combatió en Iquique el 21 de mayo de 1879. Se incorporó a la Marina en el año 1874, a la edad de 11 años. Según los registros de la época, Gregorio medía 1,37 mts. de estatura. El marinero Gregorio Araya, falleció en el transcurso del combate, cuando tenía 16 años de edad.
J. Arturo Olid Araya.
Miembro de la dotación de la goleta “Covadonga” en el combate naval de “Punta Gruesa” y protagonista de numerosos combates y batallas de la Guerra del Pacífico
Al declararse la guerra, a la edad de 13 años y medio, dejó sus estudios logrando embarcarse en la goleta “Covadonga” como aprendiz mecánico, a ración y sin sueldo.
El 21 de mayo de 1879 participó en los combates navales de Iquique y Punta Gruesa a bordo de la “Covadonga”, a pesar de haberse otorgado su trasbordo a la Esmeralda no se pudo concretar.
Tras la hazaña de Punta Gruesa, Arturo Olid fue nombrado alférez de Ejército, siendo agregado al Regimiento “Artillería de Marina”.
En Tarapacá, acción en la cual se encontró en medio de uno de los episodios más sangrientos de la guerra, el joven alférez Olid debió asumir el mando de su aniquilada 3ª Compañía de “Artillería de Marina”, con tan sólo 14 años de edad.
José Baltasar Briceño Cordero.
Nació en Rancagua el 19 de agosto de 1864. El 20 de febrero de 1879 se contrató como grumete para servir a bordo de la corbeta “Esmeralda” por un período de un año.
El 21 de mayo de 1879, siendo parte de la dotación de la vieja “Mancarrona”, tomó parte en el combate contra el blindado “Huáscar”, en el cual perdería la vida, a la edad de 14 años.
Gaspar Cabrales Besodilla. Nació en Valparaíso el 6 de enero de 1864.
Al estallar la Guerra del Pacífico, Gaspar Cabrales tenía 15 años de edad y había sido destinado a la guarnición de la corbeta “Esmeralda”, en calidad de tambor y corneta de órdenes.
El día21 de Mayo, Gaspar permaneció junto al comandante Prat desde el inicio de la contienda, cumpliendo fielmente sus órdenes.
Al momento del abordaje al “Huáscar”, la orden de Prat no pudo ser transmitida por el joven corneta, pues había sido atravesado por numerosos proyectiles que le causaron la muerte. Sin embargo, otros relatos aseguran que una granada le habría arrancado la cabeza.Cabrales falleció con sus dedos oprimiendo la corneta”.
José Agustín Coloma Acevedo.
En febrero de 1879 se contrató para servir a bordo de la corbeta “Esmeralda”, por el lapso de un año. José tenía entonces 16 años y medía 1,52 mts.
El 21 de mayo, del mismo año, José Coloma sería herido en el combate desarrollado en la rada de Iquique, salvando de morir ahogado en las aguas, luego del hundimiento de la nave chilena, gracias a la ayuda del guardiamarina Vicente Zegers y del patrón de bote José Alarcón. Más tarde sería recogido por los marineros del “Huáscar” y trasladado al hospital de Iquique, donde se recuperaría y regresaría a Chile junto al resto de los sobrevivientes de la heroica contienda.
El marinero José Agustín Coloma falleció en Valparaíso en el año 1888.
foto 1 texto os niños en combate
José Manuel Concha.
Nació en Valparaíso en el 1866, ingresando a la Marina como grumete al declararse la guerra. José Concha participó en el combate naval de Iquique a bordo de la corbeta “Esmeralda” cuando tenía 13 años de edad.  José fue uno de los pocos grumetes que sobrevivieron al combate y tras haber permanecido en calidad de prisionero, regresó a Chile en diciembre de 1879, junto al resto de los tripulantes de la gloriosa corbeta “Esmeralda”.
Concha se reembarcó, ascendiendo a marinero 2º y participando en los combates de Arica y de El Callao en 1880, a bordo del monitor “Huáscar”.
Finalizada la Guerra del Pacífico, José Concha contrajo matrimonio con Juana María González, debiendo trabajar como jornalero para poder subsistir.
Falleció en Iquique el 10 de diciembre de 1911, producto de una enfermedad renal y en condiciones de miseria y pobreza.
Adrián Guzmán Lavell. El 20 de febrero del año 1879, a la edad de 14 años, se contrató como grumete para servir a bordo de la corbeta “Esmeralda”. Medía 1,53 mts. de estatura, era de tez morena, tenía el pelo y los ojos negros.
Salvó con vida del combate naval de Iquique, siendo tomado prisionero por los peruanos. Luego de la ocupación de la ciudad, por parte de las tropas chilenas, el grumete Adrián Guzmán regresó a Chile a bordo de la cañonera “Pilcomayo”.
Al igual que su joven compañero José Manuel Concha, al retornar a Valparaíso, el pequeño grumete Guzmán se embarcó en el monitor “Huáscar”.
Juan Bravo.
Hijo de padres araucanos y con sólo 12 años de edad, Juan Bravo se fugó de su casa para enrolarse posteriormente en la Marina. Su apellido paterno era Villacura y  Juan decidió cambiarse el nombre al momento de contratarse como grumete, siendo reconocido luego con el apellido “Bravo”.
El 21 de mayo de 1879, el grumete Bravo formaba parte de la tripulación de la goleta “Covadonga”, que mantenía el bloqueo del puerto de Iquique. El grumete Juan Bravo tenía en ese entonces 14 años de edad.
Es importante destacar que para el amanecer del 21 de mayo de 1879 había a bordo de la corbeta “Esmeralda” un crecido número de grumetes, muchos de los cuales tenían quince, catorce o trece años de edad, y aún menores. Según la nómina oficial de la tripulación de la corbeta chilena, aquél día habrían a bordo “treinta y cuatro” grumetes, de los cuales tan sólo salvaron “seís” del combate contra el blindado “Huáscar”. Ellos son los grumetes Adrián Guzmán, Zacarías Bustos, Manuel Concha, Luciano Bolados, Wenceslao Vargas y Mercedes Álvarez.

El grumete Emilio Amigo habría salvado milagrosamente del combate, y los grumetes sobrevivientes se elevan a “siete”.
foto 2 texto los niños en combateEl  resto de los jóvenes grumetes que perecieron a bordo de la corbeta “Esmeralda” durante el Combate naval de Iquique. El grumete Germán Sepúlveda Vilches, se contrató en la Marina para servir a bordo de la “Esmeralda”, el muchacho encontraría la muerte a la edad de 16 años.
El grumete Antonio Espino, falleció durante el transcurso del combate de Iquique, cuando tenía sólo 14 años. Samuel Machicado, antes de contratarse a bordo de la “Esmeralda”, había contraído matrimonio con una joven que 15 años llamada Elvira Suárez. Machicado perdería la vida en medio del combate.
Por otra parte, Baldomero Orrego, quien con 14 años de edad era marinero 2º, también falleció durante la contienda.
Vicente Zegers, quien participó en el Combate naval de Iquique, a bordo de la “Esmeralda”, con el grado de guardiamarina relata lo siguiente:
“Debo citar otro incidente que ocurrió al bajar de la toldilla. Vi a un muchacho que, tomado del cabillero del palo mesana, parecía estarse escondiendo. Entonces, dirigiéndome hacia él, le dije:
– ¡Sal de ahí inmediatamente, y véte a tu puesto!”
“Entonces él, con lágrimas en los ojos, me dijo.
“- Señor, dispénseme, pero no puedo, porque me falta una pierna!”
“En efecto, me acerqué a él y ví que tenía la pierna derecha completamente destrozada, estando parado con la otra, sobre un charco de su propia sangre.”
foto3 texto niños en combate

Estos testimonios deben hacernos pensar que todo los conflictos traen fatales consecuencias, que no debemos volver a vivir, hay que agotar las instancias que sean necesarias para que podamos vivir en paz. Honor a todos los que lucharon por un ideal.

RAÚL CORDERO ALANIZ.
PROFESOR LICEO A-11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: