González se confiesa: “Siento un placer absoluto cuando golpeo con la derecha”

“Me estoy sintiendo muy cómodo en arcilla. Estoy más en forma, corro más, y eso ayuda para esta superficie”, dice.ALeqM5hvZnBXbIOyxDgjv067GVx9SLqRJw festejo

fgong2No hay límites. Ni para el asombro que la devastadora derecha de Fernando González genera en Roland Garros, ni para los sueños de gloria del chileno.”¨Qué siento cuando estoy mandando con la derecha?”. González piensa unos instantes antes de encontrar la respuesta: “Placer absoluto”.
Y las dos palabras resumen a la perfección no sólo la derecha del número 12 del mundo, sino sus sensaciones en Roland Garros, donde hoy pasó a semifinales tras derrotar 6-3, 3-6, 6-0 y 6-4 al británico Andy Murray, número tres del mundo.
Su próximo rival será el sueco Robin Soderling, vencedor el domingo del español Rafael Nadal y hoy del ruso Nikolai Davydenko.
González se convirtió así en el segundo chileno en llegar a semifinales en la historia de Roland Garros – tras las finales de Luis Ayala en 1958 y 1960- y buscará su segunda final de Grand Slam tras la que perdió ante el suizo Roger Federer en Australia 2007.
El esfuerzo, las horas de tenis al sol, son visibles en el rostro del número uno chileno. Una banda de piel pálida cruza la frente de lado a lado justo por debajo de sus negros cabellos. Allí está normalmente la vincha. Diez centímetros más abajo brilla una enorme y sincera sonrisa.
“Ayer amanecí bien mal, por eso no jugué el dobles. Hoy ya me sentí muy bien. Y la adrenalina te quita muchos síntomas”.
Adrenalina fue lo que sintió hoy el público francés en un día a pleno sol en el estadio central, el Philippe Chatrier.
Los “oh!” y “ah!” de asombro salpicaron las poco más de dos horas que González necesitó para acabar con la esperanza del tenis británico. Cada derecha, cada derroche de fuerza, abría más y más los ojos de los espectadores.
“Estoy sintiendo la pelota muy bien. Le pego alto, plano. ¨Mi derecha? Es algo natural”, explicó el chileno, que admitió que su experiencia en partidos a cinco sets en arcilla fue importante hoy para desequilibrar a un Murray que buscaba convertirse en el segundo británico en llegar a las semifinales de Roland Garros en la era abierta del tenis.
fernando-gonzalez1“Un 6-0 a Andy no lo había pensado ni jugando al ping-pong, pero también es cierto que él me ayudó con algunos errores”.
A González, toda la vida, le gustó más jugar en cemento, una superficie en la que sus poderosos servicios y derechas generan más ventajas que en el polvo naranja.
“Pero en los últimos dos años me estoy sintiendo muy cómodo en arcilla. Estoy más en forma, corro más, y eso ayuda para esta superficie”.
González ríe cuando se le dice que, a sus 28 años, es el más viejo de los seis hombres que sobreviven en el torneo.
“Es interesante, porque estuve hablando de eso. Es un poco insano que yo sea el ‘viejo’… Lo cierto es que ahora me siento física y mentalmente mejor que cuando tenía 20 años”.
El argentino Martín Rodríguez es clave en el presente de González, finalista de Australia en 2007 y a la búsqueda del título de Grand Slam que ni siquiera Marcelo Ríos -número uno del mundo durante seis semanas de 1998 y el mejor jugador chileno de la historia- pudo lograr.
“Martín me ayudó mucho a mejorar mi revés y a ser yo mismo en la cancha. Hay otros entrenadores que saben mucho, pero te tienen mucho más estructurado”, explicó González, entrenado durante varios años por el argentino Horacio de la Peña.
“Martín -continúa González- es uno de mis mejores amigos. Y él tuvo su mejor momento como jugador a mi edad, eso es importante”.
Soderling como rival le impone respeto a González.

“Puede ser que el nombre sorprenda como semifinalista de un Grand Slam, pero por su juego no es nada descabellado que esté dónde está”.El título es un sueño cercano, y González no lo oculta.

b_MURRAY_0602_2“Soy malo para las matemáticas”, dice sonriendo.¨Está acariciando la copa? “Un poquito, aunque mejor no pensarlo. Pero hay una ilusión muy grande, muy grande.

La sonrisa sólo desaparece cuando se le pregunta si, ante sus éxitos, no teme que crezca en su país la presión para que revea su renuncia a jugar la Copa Davis.

“Estoy jugando Roland Garros en este momento, ese tema lo dejé en Chile. Estamos en París”.
Molestia fugaz, porque González sólo tiene razones para estar feliz. Once años atrás fue campeón juvenil de Roland Garros, y ahora está a sólo dos victorias de coronarse allí como profesional.
“Once años es un montón, casi una carrera. Como persona, sigo siendo el mismo, pero el tenis me gusta más que en esa época”.

Gentileza: emol.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: