SER PADRE…

sanjose_jesusEs natural que en este período se produzca un desajuste, pues corresponde a una reacción normal de adaptación frente al cambio. “Estos cambios generan conflictos, los que a su vez cumplen un rol adaptativo en la medida que puede ser una instancia de aprendizaje, en donde se estimula la capacidad para tolerar al otro, y en donde los miembros del hogar deben esforzarse por intentar establecer una familia más firme a través del afecto y no de la autoridad”. No obstante, la tendencia en las familias es a adoptar una posición más bien extremista. Por un lado, están aquellos que asumen un rol autoritario, rígido, de mucho respeto y poca flexibilidad y por otro, aquellos que le permiten hacer todo, que no le imponen límites y que consienten al hijo como si fueran los abuelos.
En estos casos la crisis va a estar influida por muchos factores; el estilo de crianza de los propios padres, gestación deseada, posibles problemas en el nacimiento y la cantidad de hijos que tenga el matrimonio.
PADRELas relaciones que se den en cada familia son muy subjetivas, así como también es subjetivo el nivel de conflicto que se genere con los hijos adolescentes. Todo va a depender de la personalidad y la energía que ellos mismos tengan.
Para evitar al máximo los roces es necesario que los padres tomen conocimiento de lo que es la adolescencia e intenten mantener una vía de comunicación cercana, fluida y tranquila, donde puedan expresar lo que esperan de sus hijos y escuchar lo que ellos quieren decir; sus inquietudes, emociones, necesidades, pensamientos, dudad e inseguridades.
Es fundamental evitar cualquier tipo de descalificación, rechazo o ataque, ya sea a su imagen o la de sus amigos y, por el contrario, destacar aquellas cualidades positivas que se observan en él para reforzar su autoestima.
DIA DEL PADRE1También es necesario explicitar normas claras y precisas, y las consecuencias que puede traer su incumplimiento.
Es muy importante que los padres al llegar la adolescencia de sus hijos, sean capaces de asumir su rol de tales y adaptarse a las necesidades que los hijos tendrán en las distintas etapas de su desarrollo. En este sentido, ser amistoso o afectuoso, puede ser una vía para acercarse y evitar perder el control cuando se acerque el periodo de conflicto y  que sean capaces de potenciar el desarrollo socioemocional, físico y psicológico de su hijo y le inculquen valores que le permitan relacionarse positivamente con el medio social e independizarse del núcleo familiar con seguridad y confianza. PADRE DESDE En otras palabras, tener un proyecto de vida que lo beneficie a él y a los demás.

Hasta hace sólo unos años atrás lo que se esperaba de un padre era que proporcionara bienestar material y seguridad a sus hijos. El cariño, consuelos y mimos eran tareas propias de la madre.

Hoy ser papá implica involucrarse más en el cuidado y crianza de los niños, dedicarles más tiempo, hablar con ellos y escucharlos, aplicar disciplina y, en general, compartir con la mujer todas las responsabilidades de la paternidad. Los desafíos que enfrenta el padre actual distan mucho del padre de antaño que tenía  la idea de que el padre es el pilar de la casa, el que trabaja fuera y no tiene tiempo para solucionar problemas domésticos ni emocionales. Algunas  personas imaginan a un papá llegando a las seis de la tarde a casa, para salir a andar en bicicleta o ayudar en las tareas a sus hijos, ejercer así la paternidad es una bendición.

En muchos casos el padre tiene escaso tiempo para estar con sus hijos, cuidarlos y jugar con ellos. Se pierde muchas de las alegrías y placeres de la vida familiar y lo que es más grave, se transforma en una figura distante, ya que se reducen las oportunidades de conocer a sus hijos y de que ellos también lo hagan.

dia del padre Es lógico que un papá que trabaja cerca de diez horas diarias, vuelva a su casa cansado. Pero debes intentar ahorrar algo de energía para tus hijos, las horas que tendrás para disfrutarlos y tomar parte activa en su crecimiento son pocas y cada año serán menos. Se natural, creativo, participativo y  comprometido en la crianza de tus pequeños, como lo eres en tu trabajo. No recibirás pago por este tiempo, pero serás remunerado cada vez que tu hijo se sienta feliz a tu lado.

Una buena organización y división de responsabilidades entre ambos progenitores, es posible. Además, sus hijos pasarán más tiempo con ambos y ustedes serán para ellos un verdadero ejemplo de cómo se pueden compartir las responsabilidades de la paternidad, lo cual será un buen modelo para cuando crezcan y también sean padres.

Para evaluarse y tratar de averiguar qué clase de padre quiere ser, es útil que evalúe a su propio padre. Si su padre fue cercano y cariñoso con usted, probablemente tendrá un buen ejemplo a seguir. Pregúntese qué hizo él que a usted le agradara o que no, y qué cambiaría en la relación entre él y usted ¿Quisiera ser como él o totalmente diferente? Las respuestas lo ayudarán a orientarse en la dirección que quiere tomar ahora.

DIA-PAPA-033-727301

Existen ciertos puntos vitales en la paternidad:

  • Compartir su tiempo
  • Mostrar su amor
  • Mantener y proteger a su familia
  • Impartir sus valores
  • Inculcar su disciplina
  • Servir como modelo
  • Mostrar respeto a su hijo (a) .

Usted puede ver si está o no de acuerdo y establecer sus propias prioridades. Cualquiera sea su elección, disfrute de su maravillosa misión de padre.

FELIZ DIAAlgo pasó con nuestra generación que no les gustó cómo los educaron o no supieron agradecer todo lo bueno que ésta tuvo. ¿Por qué los adultos reniegan de la educación que les dieron y decidieron cambiarla por completo? ¿Lo pasaron tan mal con sus padres estrictos, le faltaron tantas cosas cuando niño; tuvieron un padre tan complicado y distante que  no quieren que sus hijos pasen por lo mismo?  Y dicen “por eso yo les voy a dar todo lo que pueda, porque quiero que ellos sean felices”.
Así nació una generación de padres distintos. Estos, apoyado por ciertas corrientes sicológicas que planteaban en forma errónea que los padres debían ser amigos de sus hijos.
Gran parte de los problemas que tienen nuestros hijos hoy, como la escasa motivación por los estudios, la baja tolerancia a la frustración, la impaciencia y esta ‘ lata’ generalizada, con una sensación de soledad inmensa, se debe a que a los padres se nos olvidó ser autoridad. Nosotros somos los que mandamos en la casa, nos guste o no; nosotros decidimos qué se come o no se come, la mayoría de las veces; nosotros decidimos si nuestros hijos van o no a ver a sus abuelos, porque si no, ellos no lo van a hacer por su propia voluntad y van a crecer sin historia y sin valorar la experiencia.
PAPALos papás han ido perdiendo el control sobre los hijos, la razón de todo es la tendencia generalizada del chileno a evitar cualquier tipo de conflictos. Con tal de no verle la cara larga a sus hijos son capaces de hacer lo que él quiere. Evitan los conflictos y  transan en lo único en lo que no debieran hacerlo: la educación de los  hijos.
Otro factor es el supuesto poco tiempo que pasan con sus hijos. Digo supuesto porque, en realidad, si un papá tiene una hora para ver las noticias, tiene en realidad una hora para estar con sus hijos, lo que pasa es que cuanto tiempo real están con ellos para ejercer su autoridad y poder educarlos como deben.
No poder ser autoridad pasa por el entender que la felicidad se compra y, por lo tanto, el sentirse culpables de dejar a sus hijos solos, los han ido tapando de cosas que, por supuesto, no los han hecho más felices. Esto los ha transformado en niños malagradecidos, insatisfechos, reclamantes, y con la sensación de que por ahí no va la cosa.

Las consecuencias de ser papás-amigos son muchas: los niños no tienen un referente distinto de sus amigos para educarse, desarrollan una pésima tolerancia a la frustración porque los padres no les dicen que no, y si lo hacen, cambian fácilmente con ciertas manipulaciones. Al final, los adolescentes se sienten solos y poco seguros que necesitan de alguien que los guíe.
papa5Los niños, en su desarrollo sano, necesitan límites, disciplina y conductas fijadas por los padres y que mezclado con afecto: es la fórmula para una buena educación.
Ternura y disciplina parece ser la clave.
Existe otro porcentaje de papás que no está ‘ ni ahí’ con educar a sus hijos; esos que contratan radiotaxis los fines de semana por la lata de tener que ir a buscarlos.
Papás que les dan permiso para todo, que fuman con los hijos, que toman con ellos para que ‘ aprendan’. Papás que les permiten a sus hijos por miedo al rechazo, que reciban amigos en sus piezas y no son capaces de decir que para eso está el living y no las camas.
Estos papás-amigos no colocan límites, pero tampoco dan mucho cariño, no abrazan porque van a ser rechazados, no dicen ‘te quiero ‘ por temor al ridículo y, por lo tanto, tampoco son consistentes en la forma de educar.

Por supuesto que existen los que lo están haciendo bien, que ponen límites, que retan cuando hay que retar, que cumplen los castigos y también lo bueno, que entregan afectos, que tocan, que besan, aunque los adolescentes los rechacen, ya que entienden que eso es una pose y que no quiere decir que no lo necesiten. Son papás que a sus hijos les dicen ‘te quiero ‘ , pero con la misma claridad son capaces de decir que no, porque entienden que la educación es una siembra diaria, en la que la cosecha no se ve de inmediato, y que, por lo tanto, hay que preocuparse día a día.
papa4Los padres no nos podemos cansar, no podemos renunciar a la tarea maravillosa de hacer de un niño una persona, que ésa es nuestra tarea y no de los colegios, y que cuando se asume como tal es el regalo más maravilloso al que podemos postular.

Nuestros hijos necesitan urgente que los eduquemos en responsabilidad; ellos deben tener conciencia de sus deberes y no sólo de sus derechos, tienen que colaborar en los ritos familiares y en las cosas de la casa en general. Debemos reenseñarles el concepto de libertad, debemos educar a nuestros hijos en la fuerza de voluntad y la perseverancia, porque nada en la vida se logra sin esfuerzo y esta generación funciona con la menor energía posible.
Se necesitan padres que establezcan, en la calidez de la relación, límites claros para crecer y transformar a nuestros hijos en emprendedores del futuro.

FELIZ DÍA PAPÁ, PORQUE TU CUMPLISTE CON EDUCAR A LOS HIJOS QUE

DIOS TE DIO.

Raúl Cordero Alaniz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: